Los colectores solares ya se utilizan en algunos paradores para calentar el agua de las duchas por medio de un sistema que genera energía solar térmica. Además de aprovechar un recurso renovable y gratuito como el calor del sol, permite ahorrar entre 60% y 90% en gas o electricidad.

La novedad en las playas este año pasa por los calentadores solares con los cuales ya cuentan algunos paradores. “Son colectores solares para calentar el agua corriente”, explicó Francisco Ciurleo de SunGreen, la empresa de soluciones solares que instaló estos sistemas en los balnearios Mar y Pesca de Mar del Plata y en Luna Roja de Chapadmalal.

“Es energía solar térmica, que aprovecha el calor del sol para calentar agua, por ejemplo. Requiere una tecnología mucho más sencilla que la energía solar fotovoltaica –la que transforma la radiación solar en electricidad– y por lo tanto es mucho más barata. Se usa para calentar agua sanitaria, para climatizar piscinas –de hecho, este es el uso más difundido de la energía solar en el mundo– y también en sistemas de calefacción de ambientes”, amplía Ciurleo.

“Todo esto se vuelve pertienente cuando crece la conciencia sobre el impacto ambiental, pero también con el tema de la caída de los subsidios al gas. Y es una muy buena alternativa en las zonas que carecen de gas de red”, evalúa.

En el caso de los paradores, se instalaron colectores solares para precalentar el agua sanitaria que se usa en las duchas de los vestuarios y en la cocina.

“Los colectores están formados por tubos dobles de borosilicato al vacío conectados a un tanque acumulador aislado térmicamente”, explicó Ciurleo. El agua circula por el tubo interno, que tiene una cubierta de nitrato de aluminio que mejora la absorción de la radiación solar. Allí se calienta por acción directa del sol dentro del tubo, asciende a medida que se calienta y llega al tanque acumulador para bajar desde ahí a la red. Se los suele conectar a la entrada de agua fría del termotanque o de la caldera convencional a gas para que, de ser necesario, se les dé más temperatura y no falte el agua caliente.

“En verano, el agua calentada en estos colectores alcanza los 80º C o 90º C. Y como la temperatura que se requiere en las duchas es de unos 38° C, 40º C, el agua muy caliente del termotanque solar se mezcla con agua fría, con lo que la capacidad del termotanque –el más grande es de 300 litros– virtualmente se duplica”, detalla Ciurleo. “Estimamos que con los colectores se puede ahorrar entre 60 y 90 por ciento en gas o electricidad”, precisa.

Entre los tantos beneficios, generar agua caliente sanitaria de forma sustentable, sin costo operativo y sin emisión de gases de efecto invernadero, la energía solar térmica también se usa para climatizar piscinas.

“Se usan colectores solares planos de polipropileno. En general, se necesita una superficie de colectores equivalente al 70% del espejo de agua. Y como son muy livianos –pesan unos 5 kilos con agua fluyendo–, pueden instalarse en el techo de los edificios”, comenta el especialista.

El sistema de climatización funciona como un circuito cerrado que conecta a la piscina con los colectores solares por un tubo de alimentación y otro de retorno.

Usando la bomba del sistema de filtrado de la piscina, el agua se bombea al colector solar,donde se calienta por la acción del sol a medida que circula por los delgados tubos de polipropileno del colector. Por un caño de retorno el agua caliente baja a la piscina y el proceso se repite hasta lograr la temperatura deseada.

En el caso de piscinas que no tienen otro sistema de calefacción, la climatización solar con colectores solares de polipropileno permite alargar la temporada de uso de octubre a abril inclusive.

En piscinas de hoteles o clubes, abiertas todo el año, los colectores solares pueden adoptarse como principal medio de calefacción del agua y complementarse en invierno con el sistema de calderas convencional, “con lo que se reduce un 70% el consumo de gas”, concluyó Ciurleo.

Fuente: Infobae